EMPRESAS AMBIDIESTRAS

HAY UNA SERIE de empresas que dedican mucho esfuerzo a mejorar sus procesos y a rentabilizar sus productos, a que sus planes de gestión sean cada día más predictivos y que los precios bajen al tiempo que el departamento de compras se optimiza de forma abismal. Ponen todo su foco en que sus canales comerciales sean más ágiles, llegando de forma más rápida al cliente y penetrando en sus hogares de forma directa. Es lo que se llama una estrategia de explotación de negocio, donde lo que se busca es incrementar la eficiencia y eficacia de la empresa.

Pero estas empresas corren un peligro y es olvidarse del mercado, de la sociedad o del consumidor final que cambia sus hábitos igual de rápido que evolucionan los sistemas tecnológicos. En el polo opuesto están las empresas que siguen una estrategia de exploración. Empresas volcadas en llevar sus inversiones principales a la innovación, desarrollando productos, servicios y canales innovadores de forma constante; ajustándose al mercado de una forma continua y cambiando tan rápido como los hábitos de sus consumidores. Pero las empresas focalizadas en la exploración corren el riesgo contrario, olvidar la importancia de la eficiencia y eficacia en la empresa.

¿Cuál es la opción correcta entonces? La respuesta es ser una empresa «ambidiestra», una empresa que sea capaz de explotar y explorar al mismo tiempo. Este equilibrio entre explotación y exploración es uno de los temas principales de mis talleres de foco, ya que para conseguirlo es necesario una mente bien clara y capaz de discernir en cada momento qué va a suceder y qué queremos que suceda, una gran capacidad de atención y concentración. Ser diestro o zurdo puede traerte muchos éxitos, pero imagínate ser ambidiestro.

Recuerdo a un compañero de tenis ambidiestro, capaz de cambiarse la raqueta de una mano a otra y recibir la pelota como si de un drive se tratara, era imposible atacar a su revés así que raramente perdía un partido. Lo mismo sucede con las empresas, deben poner su foco en el equilibrio, mejorar sus procesos sin dejar de innovar y de adaptarse al consumidor. Deben ser empresas ambidiestras.

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2016/07/20/578e853e46163fd2098b45a4.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *